Utilizamos cookies propias y de terceros. Continuar navegando implica su aceptación.Más información

Aceptar
Total: 0,00€
¿Hablamos?— 934 53 22 58

TARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y elegancia

TARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y elegancia
TARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y eleganciaTARTAN de Coordonné: cuadros que unen tradición y elegancia
24/02/2021

Una de las tendencias de la temporada que ha vuelto pisando fuerte en cuestiones de papel pintado son los famosos cuadros tipo tartán. El clásico estampado que no pasa de moda y que con la combinación de muebles y decoración acertada resulta ganadora.

La nueva colección TARTÁN de Coordonné nos trae cuatro grandes diseños: blended, check, necktie y twill disponibles en varios colores que vienen a ser una muestra del corazón de Escocia. Propuestas que unen tradición y elegancia y que perdurarán para siempre.

Un estampado clásico apto para ambientes contemporáneos

Dependiendo de la paleta de colores que se emplee este diseño vintage puede convertirse en contemporáneo. Sean los cuadros en tamaño grande o pequeño este papel pintado aportará un toque que dará personalidad y calidez al espacio gracias a su retícula de fondo. ¡Siempre en equilibrio y muy acogedores!

El tartán: entre lo aristócrata y lo punk

Primero las clases distinguidas y más adelante los punkies usaron este estampado que depende de con qué colores se combine resultará más clásico (burdeos), más rústico o folk (verdes y rojos) o más actual (colores neutros).

Lugares en dónde quedan bien los cuadros

En una cocina tipo office pueden funcionar maravillosamente para generar transición de un espacio a otro aunque inicialmente no se piense en este tipo de cuadros para la cocina. También en baños de cortesía son muy solicitados así como en lugares de paso tipo debajo de unas escaleras o en pasillos a modo de arrimadero. En sus versiones más soft, pueden usarse para habitaciones infantiles ya que serenarán el ambiente.

Otras propuestas para empapelar con papel pintado de cuadros son un cabecero, el interior de un vestidor, la trasera de una vitrina, el interior de una cajonera o la pantalla de una lámpara.

¿Sabías qué?

En el siglo XVI, el tartán era la indumentaria utilizada por los adinerados clanes escoceses y cada familia tenía el suyo con una combinación de colores propia y cuadros únicos que los diferenciaba del resto de familias.
En el Vestiarium Scoticum publicado en 1842 se explican los tartanes de todos los clanes. 

Otros cuadros para decorar

Además de los cuadros escoceses Royal Stewart (con fondo de color rojo), Hunting Stewart (con fondo de color verde) y Clan MCLeod (amarillo con negro y rojo) existen muchos otros históricamente usados en interiorismo.

Los cuadros Glen Plaid o Príncipe de Gales (de dos colores en forma de cuadros complejos y a veces un tercero perfilado) proporcionan un toque ilustre. Los cuadros Vichy o Picnic (tan populares por figurar en telas de manteles de la Provenza, pero sobre todo por ser los elegidos por Brigitte Bardot en su afamado traje de novia) también son ideales para combinar con muebles blancos y mimbre y así crear una decoración tipo casa de campo inglesa ‘cottage’, otorgando un aire romántico, dulce y relajado.

Por otro lado, el célebre cuadro de ajedrez de la firma inglesa Burberry -en colores beige, rojo, negro y blanco-, también es una buena propuesta cuando se busca conseguir una identidad inconfundible.

Otras versiones son los cuadros tipo madras originales de la India (rayas de colores vivos formando cuadros) y la pata de gallo o Pied-de poule tan francesa y tan Dior. Un patrón de dos tonos (el más clásico el blanco y negro) que resultará una buena alternativa si se busca proporcionar un aire serio con un punto de modernidad sin sentir que recargamos demasiado el ambiente pero dotándolo de carácter.

 
Así que ya sabes: ¡para gustos cuadros y colores!


NOTA: No lo recomendamos para estancias con poca luz ya que oscurecerían el espacio.